PASO A CHILE: QUIEREN ANUNCIAR EL FIN DEL DOBLE TRÁMITE
Este viernes, la ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, y su par chileno, Heraldo Muñoz, se reunirán en la provincia para tratar la situación de los pasos fronterizos. Buscan que se realice un trámite migratorio único en el paso internacional.
17.Mar.2016

Este viernes se concretará el encuentro de cancilleres de Argentina y Chile en Mendoza para ver en terreno los problemas que enfrentan miles de personas que durante todo el año se trasladan a través del corredor internacional. La reunión estaba fijada para el 8 de febrero, pero días antes se registró la caída del puente a la altura del Arroyo El Tigre por los aludes y el ambiente en la frontera no era el más adecuado para una visita.

Susana Malcorra y su par chileno, Heraldo Muñoz, anunciarán el fin del doble trámite en la frontera y apuntarán a cambios sustanciales para circular entre ambos países, los que en la teoría permitirían terminar con las colas en los complejos de mayor tránsito y principalmente en el Cristo Redentor.

Según fuentes tanto en Argentina como en Chile, los departamentos legales de las cancillerías se encuentran afinando los detalles de lo que será un convenio que permitiría realizar un único trámite en la frontera y optimizar las dotaciones de personal, además de agilizar los trámites de manera considerable. A la hora de las confirmaciones, a ambos lados de la cordillera prefieren esperar para indicar hora y lugar de Mendoza en que se firmaría, porque ya se suspendió una vez el anuncio.

En términos simples, lo que cambiaría es que cuando se circule hacia Chile se hará un trámite migratorio único con la Policía de Investigaciones, PDI, y al regresar se hará lo propio, pero sólo con el personal de Migraciones. Es decir, en una sola ventanilla se hace todo el proceso y con un sólo funcionario. De esta forma se evitarían las demoras, por ejemplo, cuando no se habilitan todas las casetas en Horcones por falta de personal trasandino. Así, los dos complejos funcionarían con personal propio y no dependerían de lo que definan las autoridades de uno u otro país.

Después de una reunión que sostuvieron el 18 de enero en Buenos Aires y ante los complicados momentos que se registraron en la frontera (donde incluso hubo personas que debieron esperar hasta 10 horas), se apuraron las negociaciones para buscar soluciones concretas a una situación que sobrepasó todo límite.

Lo que falta por conocerse es si el convenio se aplicará sólo a Cristo Redentor, que es un paso integrado, o será para todos los corredores binacionales que existen en la amplia frontera entre ambos países.

Aunque es casi un hecho, la redacción del convenio mantiene en una tensa espera a los funcionarios de los organismos involucrados de ambos países, quienes temen que a última hora se pueda caer la iniciativa.

Además de ese anuncio fundamental, se darían a conocer importantes inversiones en infraestructura vial para el corredor internacional y que apuntarían a solucionar algunos de los problemas que hubo por los aludes en la ruta internacional.

Un dolor de cabeza constante

La situación compleja que existe en el Paso Cristo Redentor no es un tema que se limite al paso de turistas de un lado a otro, tiene una consecuencia mucho mayor y tiene que ver con la economía mendocina, por eso además de los trámites migratorios, se esperan anuncios que tengan que ver con obras que puedan ayudar a un mejor vínculo comercial.

Fuentes extraoficiales señalaron que serían unos 9 mil millones los que se podrían destinar a mejoras en la ruta internacional, pero ningún funcionario local se animó a confirmar la cifra hasta que se hagan los anuncios. También se espera que se puedan hacer anuncios sobre el Paso Las Leñas.

En diciembre MDZ Radio puso el alerta por la situación del paso a través de un programa especial de Tormenta de Ideas en el cual se reunieron todos los actores políticos, sociales y económicos que tienen relación con el paso internacional y todos coincidieron que es el momento de tomar medidas de fondo.

Desde el sector empresario se apuntó al desperdicio que se hace del vínculo con Asia a través de los puertos chilenos, mientras que para el sector vitivinícola se quejaron por la falta de infraestructura y el costo de los fletes.

Acerca de las posibles soluciones ya hay una en proceso y es la construcción del nuevo Complejo Los Libertadores, la cual demorará por lo menos cuatro años, por eso se hacen necesarias medidas adicionales y complementarias a ese trabajo para mejorar la conectividad. Por otra parte, el sueño del Corredor Bioceánico es a largo, plazo, y no sería antes de 2030.

De ahí la importancia de la cumbre de cancilleres y que se realice en Mendoza, como uno de los ejes prioritarios para mejorar el tránsito y el vínculo entre ambos países.